Resiliencia en las empresas. Lo que debes saber

 

resiliencia

 

La palabra “ resiliencia ” es de uso frecuente en la física, para referirse a la propiedad de algunos objetos de recuperar su forma original después de haberse doblado, alargarse o comprimirse por efecto de una fuerza.

En psicología, la resiliencia es entendida como la perseverancia de una persona con tenacidad y actitud positiva ante los retos que se le presentan. Por tanto, describe la capacidad de las personas de adaptarse a los cambios y enfrentarse a los problemas; transformándolos en oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

De allí se desprende que esta capacidad está integrada por dos elementos:

 

Factores que integran la resiliencia

  • Resistencia ante la presión.
  • Elaboración de comportamientos útiles y positivos para actuar en situaciones límites.

 

 ¿Cuáles son las características de una empresa con resiliencia?

  • Tienen capacidad de aprendizaje:

Aprenden en cualquier situación que se les presente e introducen de manera oportuna, los cambios que son necesarios.

 

  • Diversifican sus productos:

Son capaces de identificar el momento más conveniente para ampliar la variedad de productos y/o servicios que ofrecen. Por ello, estimulan la creatividad en sus empleados.

 

  • Contratan a personas resilientes:

Contratan a personas que se comprometen con el entorno, que poseen inteligencia emocional y que se adaptan fácilmente a los cambios.

 

¿Cómo se logra ser resiliente?

  • Desarrollando una actitud correcta ante los desafíos y responder con determinación.
  • Manteniendo siempre una actitud positiva y alentadora sobre la situación.
  • Apoyándose en otros, en momentos de debilidad.
  • Expresando sus propias opiniones y escuchando las ajenas.
  • Conociéndose a sí mismo, para lograr identificar sus miedos, preocupaciones y dudas.
  • Manteniéndose motivado y de buen humor.

 

Si como empresarios y/o ciudadanos comprendemos la importancia de alcanzar resultados que superan los que podemos alcanzar individualmente; nos resultará sencillo trabajar eficazmente de manera colectiva. Para ello se requiere una comunicación clara, tolerancia y aceptación de las diferencias y de la diversidad.

En todos los aspectos de nuestra vida. Es decir, tanto en los personales como en los profesionales; nos tocará enfrentar momentos difíciles. Por ello, será indispensable contar con la resiliencia. Esta nos permitirá soportar la presión que nos generen las dificultades que tengamos y nos ayudará a dar respuestas útiles y positivas con los cuales solucionemos los problemas e implementemos los cambios necesarios.

 

¿Forma parte el “hacer sinergia” de tus hábitos personales? ¿Estás dispuesto a desarrollarlo?

 

 



Deja un comentario