Pymes: 6 errores comunes

Pymes 6 errores comunes

Tal como mencionamos en los artículos anteriores, las Pequeñas y medianas empresas (Pymes), se han constituido en sólidos pilares sobre los que descansa gran parte de la economía de los países latinoamericanos. Sin embargo, no deja de llamar la atención el hecho de que el impacto de tales empresas no ha llegado a ser tan grande como en realidad podría serlo.

En Venezuela, por ejemplo, se han caracterizado por ser grandes generadoras de empleo pero han olvidado la influencia que podrían llegar a tener si establecieran estructuras empresariales sólidas y emplearan herramientas gerenciales menos empíricas, lo cual les permitiría aumentar su productividad y rentabilidad.

Resulta lamentable, conocer Pymes que incorporen en sus organigramas de cargos, personal no calificado, con escasas o nulas competencias para el desempeño de las funciones que le son asignadas; de igual forma, existen también Pymes que se conforman con el manejo de tecnología obsoleta en lugar de innovar y/o actualizar sus procedimientos.

Aunque son muchas las razones que podrían explicar el porqué muchos empresarios de Pymes cometen estos errores, aquí comentaremos los 6 más comunes.

  1. Falta de conocimiento: Los empresarios y sus empleados carecen de conocimientos básicos para construir la organización de una empresa.
  2. Sacrificar la calidad del personal para ahorrar en la nómina: Se desea conseguir el mejor empleado posible pero sin generar impacto en los pasivos laborales.
  3. Poca disposición por motivar y capacitar al personal: Muchos empresarios no ven la motivación del personal como inversión sino como gasto.
  4. Ausencia de un plan estratégico que oriente las líneas de acción de la empresa.
  5. Carencia de un modelo de organización formal, por considerar que una empresa pequeña no lo requiere. Esto limita las posibilidades de producción y crecimiento de la empresa.
  6. Resistencia al cambio: muchos empresarios mantienen su organización y sus procesos, sin modificación en el tiempo, por pensar que si así les ha ido bien no es necesario innovar.

En conclusión, para que las Pymes estén en sintonía con las tendencias de la gerencia del siglo XXI, deben dedicarse a mejorar y a innovar en la organización, conocimiento y competitividad.

Los modelos de negocio deben estar fundamentados en una estructura organizativa centrada en la planificación, el desarrollo del talento humano, la reingeniería de la imagen corporativa, el uso de tecnología de punta y el establecimiento de alianzas entre empresas.



Deja un comentario