La PYME y la Responsabilidad Social Empresarial

 

PYME Y  Responsabilidad Social

Como hemos venido comentando en los artículos anteriores; internacionalmente, la Pequeña y Mediana Empresa (PYME) es señalada como uno de los sectores con mayor influencia en la generación de empleos, de inversiones y de bienestar social. Por tales razones, es considerada el elemento que dinamiza la economía nacional y que al mismo tiempo, promueve un desarrollo equilibrado y sostenible.

La PYME favorece el establecimiento de redes de cooperación entre grandes empresas, proveedores y clientes. Por su impacto en la economía y en la población, se hace necesario que ésta adopte estrategias de negocio que se fundamenten en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y que apoyen el desarrollo sostenible de una manera socialmente responsable, de manera que no se le dé prioridad al beneficio económico, por sobre aspectos sociales de mayor transcendencia.

Esta visión de la PYME, muchas veces no tiene el espacio que requiere en los diversos foros de discusión; en consecuencia, no se le trabaja como una estrategia indispensable para el desarrollo sostenible. Es necesario, por tanto, incrementar el apoyo institucional a las PYMEs, para fortalecer su competitividad sin menoscabo de los valores éticos, la comunidad, las personas y el medio ambiente.

La adecuación de las PYMEs a nuevos esquemas globales de Responsabilidad Social Empresarial, debe ser un elemento estratégico del cual dependerá su permanencia en el mercado, su crecimiento a mediano y largo plazo, su integración con el entorno. Este proceso de adecuación tiene como bases, los siguientes aspectos:

  1. Aprendizaje y desarrollo de nuevas habilidades y competencias.
  2. Ética y buen gobierno corporativo.
  3. Cambio organizacional.
  4. Competitividad.
  5. Identidad y sostenibilidad.
  6. Relaciones con sus grupos de interés.

Para las PYMEs, la inversión en RSE representa un valor agregado, en ese sentido, deben orientar sus esfuerzos hacia el establecimiento de metas empresariales compatibles con los tres vértices del desarrollo sostenible: valor social, valor económico y valor medioambiental.

 

De esa forma, podrán preservarse los recursos ambientales y culturales para las próximas generaciones, se respetará la diversidad y se reducirán las desigualdades sociales.



No hay comentarios

Deja un comentario