Franquicias femeninas

3 claves para el desarrollo

de franquicias femeninas

¿Cuál ha sido la relación entre el mundo de las franquicias y las mujeres?. ¿Porqué nos interesamos en franquicias femeninas? De buenas a primera no solemos pensar en este tema, pero ahondando en la historia y en la realidad actual del mundo de los negocios, encontraremos que las categorías de negocio existentes que buscan satisfacer las necesidades específicas de ellas son numerosas. Y asombra, el descubrir la gran cantidad de mujeres que han creado sistemas de franquicias de alcance mundial.

Comenzaremos diciendo que el papel de la mujer hoy día resulta muy distinto al de hace décadas, y que aún desde hoy y en lo sucesivo, sufre y sufrirá más cambios. Por ejemplo, el papel de la llamada “ama de casa”, que en todas las décadas pasadas y terminando en los sesenta, llevaba la impronta de ser una mujer desvalida de derechos y restringida a las labores del hogar. Y nada más. Hoy, en cambio, entendemos a la ama de casa como una referencia de mujer que puede bien resumir entre sus haberes una profesión, que impregna su vida y su hogar con grandes capacidades de organización, administración a través de la elaboración de distintas tareas. El mundo de las mujeres, entonces, es otro…

Y es en este nuevo ámbito en el que se puede desarrollar un ama de casa, donde muy posiblemente muchas de ellas se han lanzado al ruedo de la economía a fin de generar valor a sus hogares y vidas.

Para las interesadas, concentramos 3 puntos clave que afrontar a la hora de pensar en el negocio de franquicias femeninas:

1. Desarrollo en el tiempo: Comenzar es duro, y estadísticamente hay un tiempo en el que las cosas no parecen marchar bien, pero se sabe que una franquicia tiene más posibilidades de desarrollarse que un negocio común. Sin embargo hay que tener la paciencia necesaria hasta que los clientes conozcan de qué se trata esta franquicia; y de esta manera hacer que la marca se posicione.

No olvide que una franquicia tiene reputación de marca; y si no la tiene por nueva, la va a desarrollar. A esto le podemos sumar todas las ventajas que existen cuando se trabaja desde casa: no hay alquiler de local, ni servicios públicos.

2. El entorno familiar: La familia y el negocio tienen sus espacios por separado, y cada uno debe ser atendido en su justo momento. Desde que iniciamos un negocio de franquicia, y decidimos manejarla desde casa, nuestra familia puede ayudarnos a desarrollarla sin problema alguno. Es vital, también, que existan horarios de trabajo (y que sean respetados), y hasta divisiones del trabajo entre los miembros familiares, si así se requiriera.

3. Revisando el mercado a su alrededor: Todo producto o servicio nuevo, nace de una o más necesidades del mercado. El ambiente donde se desarrollan las amas de casa son caldos de cultivo de estas necesidades, por lo que no le será difícil ver a su alrededor y verificar cuántos nuevos negocios pueden haber a partir de esa observación: peluquería, colegio de los niños, centro comercial, supermercado, gimnasio, tienda de mascotas, etc. Es cuestión de evaluar oportunidades y hasta desarrollar estudios (networking, focus groups, análisis de competencia y de conductas), en base a qué es o no traducible en negocio.



Deja un comentario