Franquicia Social: una forma de ayudar a la sociedad

 

franquicia social globofran_27mayo_1200x624

 

La franquicia social, a diferencia de las otras franquicias como forma de negocio; no tienen como objetivo obtener una ganancia, con fines lucrativos. Su fin va más allá, es decir, valerse de ésta como medio para alcanzar la meta de beneficiar a la sociedad.

 

Esta meta puede a su vez, abarcar muchos fines; tales como: aumentar las oportunidades de empleo con las que pueden contar los grupos más desfavorecidos de la sociedad.

 

La franquicia social es consecuencia de la decisión de personas, que habiendo detectado un problema social, se esmeran en resolverlo valiéndose de los mismos principios empresariales que se emplean en las franquicias tradicionales.

 

Para el Departamento de trabajo Social de la Asociación Internacional de la Franquicia (IFA, por sus siglas en inglés), la franquicia social consiste en la aplicación de métodos y conceptos propios de la franquicia comercial con fines provechosos para la sociedad.

 

Entre las características que definen a una franquicia social pueden señalarse las siguientes:

 

  1. Empresa independiente que repite un modelo de negocio social.
  2. Cuenta con al menos un franquiciado social independiente que replique con éxito, el modelo de negocio del franquiciador social.
  3. Una marca común bajo la cual operan los franquiciatarios sociales.
  4. Existe un intercambio de conocimientos entre los miembros.
  5. Existe un acuerdo en el que se establecen los derechos y deberes que aseguran la sostenibilidad de la franquicia.

Este modelo de franquicia, que surgió en Brasil, en 1988; es muy popular en Europa, África, Asia y Oriente Medio. Sin embargo, en Estados Unidos no ha calado. Apenas se contabilizan 100 franquicias de este tipo en dicho país.

 

Su origen, se debe a la adecuación que se le ha dado a las herramientas de negocio para orientarlas a proyectos no lucrativos. La franquicia social se rige por la responsabilidad social enraizada en los valores más apreciados en la sociedad; brindando beneficios a un grupo vulnerable, al mismo tiempo que genera ganancias y solidifica la imagen de la marca que promueve el proyecto.

 

La franquicia social, cuenta con una gran ventaja: su financiamiento; pues se asociada con proyectos sociales, se accede fácilmente, a la conversión social; tanto con fondos internacionales como con fondos nacionales, sin que afecte para nada, si éstos son públicos o privados.

 

Ejemplos de entornos donde se emplea la franquicia social son los sectores donde se da empleo a personas discapacitadas, se trabaja por proteger el ambiente promoviendo actividades de reciclaje, limpieza, etc. o bien, donde se persigue la reinserción social de ex presidiarios.

 

 

 



Deja un comentario