22 julio, 2016

Categoría:  Sin categoría

Fondos de Pensiones en EEUU

 

Fondos de pensiones 22julio_1024x512

 

Los fondos de pensiones, junto con las compañías financieras, las compañías de seguros y los comisionistas de la bolsa conforman el sector no bancario de Estados Unidos. Hoy conoceremos su forma de operar y su regulación.

 

Como consecuencia de un rápido proceso de innovación financiera, los fondos de pensiones estadounidenses han crecido de manera importante, convirtiéndose en fuerte competencia para los bancos y ofreciendo productos muy similares a los que éstos ofrecen.

 

Los fondos de pensiones, bien sea de empleados o de empleadores, privados o públicos, están dirigidos al manejo de los recursos de las personas que cotizan y al pago de las personas retiradas.

 

Tipos de planes en los fondos de pensiones estadounidenses:

  1. Plan de contribución definida (defined contribution plan): De acuerdo con este plan, los beneficios dependen de las contribuciones al plan y de sus rendimientos.
  1. Plan de beneficios definidos (defined benefit plan): Con este plan, los ingresos que se habrá de recibir en el futuro, han sido determinados con anterioridad; en consecuencia, llegado el momento del retiro éste podrá o no estar totalmente financiado o fondeado. Si las contribuciones y el rendimiento de éstas es suficiente para pagar los beneficios al momento de la jubilación se dice que está totalmente fondado. Por el contrario, si las contribuciones y los rendimientos resultan insuficientes, se dice que el plan está subfondeado.

 

Los fondos de pensiones de carácter privado son manejados por un banco, una compañía de seguros o un pension fund manager. En los planes patrocinados por los empleadores, las contribuciones se pagan entre éste y el empleado. Generalmente, las compañías o las empresas pueden mantener el fondo subfondeado hasta cierto límite, sin que esto pueda representar algún problema, porque cuentan con otros tipos de ingreso. Sin embargo, para evitar problemas derivados del subfondeo, tales como malos manejos y prácticas fraudulentas; en 1974, el Congreso de Estados Unidos expidió el Employee Retirement Income Security Act (ERISA)  y fijó algunos estándares mínimos de reporte de la información y transparencia, normas sobre el subfondeo, así como también, el tiempo mínimo de permanencia requerido para que el empleado pueda tener acceso a los beneficios.  Asimismo, dicha ley reglamentó las prácticas de inversión y delegó en el ministerio de Trabajo, la supervisión de éstos.

 

De igual forma, gracias a la ley, se creó Pension Benefit Guarantee Corporation (PBGC), institución que tiene una función similar a la del Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) y que asegura los beneficios de los pensionados hasta un máximo de US$30.000 anuales. El PBGC puede tener acceso a préstamos del Departamento del Tesoro, hasta por un monto de 100 millones de dólares y cobra una prima por las garantías que ofrece.

 

En cuanto a los fondos públicos, el Social Security es el más. Los ingresos de este fondo se obtienen mediante deducciones obligatorias del salario de los empleados y del pago de impuestos sobre la nómina. Este fondo cubre las pensiones, los pagos de salud y las ayudas a los discapacitados. Sin embargo, generalmente resulta insuficiente. Por eso, la mayoría de los empleados se preparan para la jubilación, apoyándose también, en fondos de jubilación privados.