Emigrar con hijos con necesidades especiales.

 

emigrar con hijos con necesidades especiales globofran_5dic_tw

 

Cuando una familia decide emigrar a otro país, se enfrenta a opiniones contrarias entre sus amistades y parientes más cercanos. Muchos de estos buscarán animarlos a hacerlo; otros, sin embargo, le señalarán todos los posibles riesgos a los que deberán enfrentarse.  El problema será aún mayor, si se piensa emigrar con hijos con necesidades especiales. Seguramente, con la mejor intención, buscarán alertarlo sobre tales riesgos; que, en realidad, sólo son mitos relacionados sobre las implicaciones que tiene el emigrar con hijos con necesidades especiales.

 

Para dar a conocer tales mitos, hemos visto de utilidad, comentar un artículo publicado por Eliana Tardío, inmigrante venezolana, madre de dos hijos con síndrome de Down; en su blog Vivir con Pasión, Compasión y Estilo; titulado: “ Emigrar a los Estados Unidos Cuando Tu Hijo Tiene Una Discapacidad”

 

En dicho artículo, Eliana responde 6 preguntas que se planteó al emigrar a Estados Unidos, con su hijo acerca de su experiencia, al emigrar con hijos con necesidades especiales. Tales preguntas representan sus principales temores al emigrar.

 

6 mitos sobre emigrar con hijos con necesidades especiales

 

  1. ¿Influiría negativamente la barrera del idioma en la adaptación de su hijo, por su condición de niño con síndrome de Down?

No. Su hijo, actualmente comprende tanto el inglés como el español, aunque, oralmente, sólo se expresa en inglés. Esto se debe a que es la lengua en la que se encuentra inmerso.

El dominio del inglés lo ha ido adquiriendo lentamente, con el apoyo de terapistas de lenguaje. Sin embargo, esta dificultad también podría haberse presentando durante la adquisición de cualquier otro idioma, incluyendo el materno, es decir, el español.

 

  1. ¿Recibiría su hijo, de parte de sus maestras, el trato cálido y afectuoso con el que contaría en su país de origen?

Tanto la madre como el niño, nunca han recibido un trato que no sea profesional y afectuoso. En las dos escuelas donde el niño ha estudiado, ha sido objeto de muestras de cariño sincero y de apoyo incondicional.

 

  1. ¿Ser inmigrante le impedirá contar con los servicios de educación especial que requiere?

Para nada. Los servicios les son garantizados pues sus derechos están asegurados. Así mismo, se da respuesta a las solicitudes de los padres, que están acompañadas de evaluaciones periódicas y los correspondientes informes de terapistas y especialistas.

 

  1. ¿Afectarán los cambios climáticos estacionales el sistema inmune del niño?

No. Como cualquier otra persona, lo único que se requiere es adaptar las actividades y la vestimenta, al tiempo meteorológico y las condiciones climatológicas.

 

  1. ¿Los cambios de escuela y de lugar de residencia podrían perjudicar al niño?

Para cualquier persona, salir de su entorno natural puede resultar estresante. Sin embargo, si esto ha sido conversado con el niño y sus inquietudes han sido escuchadas, no debería convertirse en ningún problema.

 

  1. ¿Le perjudicará al niño la separación de sus familiares y amigos cercanos?

Es lógico suponer que el niño tendrá momentos de tristeza al sentirse apartado de sus amigos, tíos, abuelos, etc. Sin embargo, la separación no tiene que ser tan drástica, aproveche las ventajas y beneficios de la tecnología. Ésta puede ser una aliada, al permitirle mantener contacto con ellos, mediante herramientas como Facetime, Skype, etc.

 

En cualquier lugar, el crecimiento y educación de un niño, tiene retos que deben enfrentarse. Sin embargo, vivir en Estados Unidos, podría brindarle a un niño con necesidades especiales, muchas oportunidades. De éstas, hablaremos en nuestro artículo de mañana.

 

consultor 1024x512

 



No hay comentarios

Deja un comentario