¿Cómo planificar estratégicamente un emprendimiento? 2/2

Planificar estratégicamente

 

Para darle forma a un emprendimiento es fundamental elaborar un plan de negocios, donde mostrar claramente y por escrito, los distintos aspectos de nuestra actividad. No limite el tiempo para su elaboración y aunque lo considere ilógico, no deje nada para después ya que de él, dependerá que su negocio siga adelante.

 

Planificar estratégicamente un emprendimiento, requiere de tareas concretas que se logran con paciencia, dedicación, responsabilidad y sobre todo, con persistencia. Durante este proceso, es fundamental conocer el potencial de mercado en el que pretendemos introducir nuestros productos/servicios y los planes alternativos frente a los imprevistos que pudieran presentarse.

 

Siempre recomiendo empezar por conocer a los clientes potenciales ya que una gran parte de los fracasos en los proyectos, ocurren por enfocar nuestro negocio a clientes equivocados. Haga una lista de respuestas basadas en las siguientes preguntas:

 

  • ¿Quiénes son? 
  • ¿Dónde están?
  • Qué esperan de nuestros productos?
  • ¿Cómo son y qué características tienen?
  • ¿Cuáles son sus necesidades, son permanentes, eventuales?
  • ¿Cuál es la mejor forma de llegar a ellos?

 

Una vez respondidas estas incógnitas, es preciso hacer un análisis sobre nuestra empresa y la manera de permanecer en el mercado. Para ello, es conveniente elaborar una matriz de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA) la cual, revisaremos frecuentemente hasta lograr estabilizar nuestro emprendimiento. Esta matriz puede sufrir variaciones a medida que el negocio avance. Plantear preguntas cómo;

 

  • ¿Qué Fortalezas tiene su empresa para estar en el negocio? -características especiales del producto/servicio que se oferta, valor diferenciador.
  • ¿Cuáles son las Oportunidades? – mercado mal atendido, necesidad del producto, fuerte poder adquisitivo.
  • ¿Cuáles son las Debilidades de su empresa? -segmento del mercado contraído.
  • ¿Cuáles son las Amenazas? – competencia muy agresiva, cambios en la legislación, tendencias desfavorables en el mercado.

 

Llegado a este punto, analice y detalle los aspectos financieros como; el control de costes de producción, nómina, publicidad, gastos de oficina, de personal, cobros, etc. De igual manera, haga una estimación de los ingresos y calcule la rentabilidad y el valor esperado de cada producto/servicio.

 

El plan de negocios también debe mostrar la planificación de producción y compras, detalle cómo se van a producir los productos/servicios. Haga una lista de proveedores y de materias primas/materiales necesarios. Considere también aspectos como almacenaje, posibles riesgos y la forma de minimizarlos.

 

Un aspecto que suele olvidarse, es el perfil de la competencia y todo emprendedor, debe conocer el perfil de sus competidores. Éste debe incluir un análisis de ventas, crecimiento en los últimos dos años; el margen de beneficio; situación financiera y el músculo financiero que tiene,  los activos, políticas de precios, marketing, entre otros.

 

Ahora revise el aspecto comercial y de marketing,  ponga en papel las estrategias y tácticas para la captación de clientes a corto, mediano y largo plazo. Estos son aspectos que hay que planificar desde el inicio, no los posponga para cuando la empresa ya esté en marcha. En muchos casos resulta beneficioso lanzar un prototipo que permita probar en Beta el producto/servicio, de esta manera se facilita la detección de fallos antes del lanzamiento definitivo.

 

Elija bien a su grupo de colaboradores/socios, evalúe  sus cualidades, habilidades y muy importante, defina los roles antes del inicio formal de la actividad. Esto es esencial para asegurar que un negocio sea formal, profesional y con bases sólidas.

 

Investigue sobre las obligaciones legales, fiscales y laborales. Establecer la forma legal de la empresa y sus obligaciones, es un aspecto indispensable que debe estar muy bien descrito.

 

Con base en las premisas anteriores, ya estamos en capacidad de tener una perspectiva realista y planeada de dónde estamos y a dónde queremos llegar. En este punto, valoraremos la rentabilidad esperada y la factibilidad del proyecto, con lo cual, tenemos dos opciones; alzar  la bandera de partida o descartar el proyecto.

[hr]


CTA VISAS DE EMPRENDEDORES



Deja un comentario