Perspectivas para América Latina y el Caribe

 

América Latina y el Caribe globofran_10ene_TW

 

Para entender las perspectivas para América Latina y el Caribe, recordemos que la región había disfrutado de condiciones que impulsaron su crecimiento económico. Sin embargo, tales condiciones no están presentes. El crecimiento de la demanda y el comercio se han vuelto lentos y el financiamiento, muy costoso y volátil. Así mismo, el precio de la materia prima es muy inferior al alcanzado en los últimos años.

 

Tales condiciones no muestran tendencia a revertirse pues no se prevé un repunte del crecimiento global en el corto plazo.

 

Desde el 2010 la región mostró desaceleración económica y, a partir del 2015, entró en terreno negativo. Se estima una contracción del producto entre -0.5% y -1%, con una ligera recuperación para el presente año. Esta desaceleración, obedece principalmente, a la contracción económica sufrida por Brasil y Venezuela. Estos países representan casi la mitad del PIB de la región latinoamericana y del Caribe.

 

Mercados financieros globales y la volatilidad en América Latina y el Caribe

 

Desde el 2015, son varios los episodios internos y externos que han provocado volatilidad en los mercados financieros de AL. Los primeros, relacionados con la rebaja crediticia de Brasil,  y con el conflicto político que provocó el impeachment. Vale acotar, que tales hechos ocurren durante una profunda recesión en Brasil y  una desaceleración en AL.

 

En relación a los episodios externos, vale señalar: la volatilidad de los mercados financieros chinos en el verano de 2015, la devaluación del yuan y el resultado del referéndum sobre el Brexit.

 

Debilidad del crecimiento a largo plazo en América Latina y el Caribe

 

Contrario a lo que muchos economistas habían pensado, el crecimiento potencial de América Latina no es tan robusto. Si bien es cierto, que a principios de esta década el crecimiento potencial había aumentado en la mayoría de los países, los datos indican que desde 2011 ha ocurrido un descenso.

 

En consecuencia, se hace indispensable aumentar la productividad laboral, entendiendo por ésta, el PIB producido por hora trabajada.

 

Es importante señalar, que este indicador ha ido disminuyendo, en comparación con otras economías más desarrolladas. En promedio, en 2016, la región representaba una tercera parte de la productividad laboral de los Estados Unidos; cifra muy inferior a la registrada hace 60 años.

 

Dicha situación contrasta con el rendimiento de los países asiáticos de alto crecimiento, como Corea y China, y países exportadores de materias primas como Australia, donde la productividad relativa se mantuvo estable.

 

Para visualizar mejor los aspectos señalados, lo invitamos a visitar la siguiente dirección http://dx.doi.org/10.1787/888933418932, en la cual hallará el Gráfico 2.16. que representa la Productividad laboral en países de América Latina, Australia, China y Corea.

 

Contabilidad e Impuestos antes de emigrar a EEUU - CTA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Globofran
Telefono: +1 (305) 390-2650