3 cosas sobre el sistema de salud estadounidense

 

salud estadounidense

 

El sistema de salud estadounidense es muy avanzado, pero también es muy costoso. A él pertenecen las clínicas y los hospitales establecidos en todas partes del territorio; incluso en los sitios más recónditos de la geografía.

 

  1. ¿Los servicios que prestan el sistema de salud estadounidense son gratuitos?

Contrario a lo que muchos inmigrantes pueden suponer, en Estados Unidos no existe ningún tratamiento médico gratuito. Ni siquiera en los hospitales públicos. Cualquier atención sanitaria que se reciba, incluso las emergencias, debe pagarse; bien sea personalmente o mediante un seguro.

 

Los hospitales cuentan con equipos de última tecnología y con médicos y cirujanos muy bien formados, actualizados en los más novedosos métodos de diagnóstico y tratamiento. De ahí que los precios de los servicios que se prestan son sumamente elevados.

 

El costo de la atención que se presta en el sistema de salud estadounidense (médicos, hospitalización, medicamentos, exámenes, etc.) es uno de los más altos a nivel mundial. Representa un 15% del PIB americano. Porcentaje que se prevé aumente aún más en el futuro. Esto en concordancia con el incremento de la población de personas de la tercera edad.

 

Toda esta situación se agrava aún más si se considera que casi un 20% de la población carece de seguro médico que le permita costear la atención del servicio de salud estadounidense. Además, los programas que son financiados con fondos públicos, tales como el Medicare y el Medicaid, sólo amparan a personas mayores de 65 años, minusválidos y personas muy pobres.

 

  1. ¿Qué otras opciones de atención médica pueden brindarse?

En respuesta a tan alarmante situación, muchos hospitales han establecido clínicas de urgencias en las que es posible atender casos de gravedad a un costo menor que al de cualquier otra clínica o al de un hospital; no obstante, hay que pagar. Asimismo, han surgido otras iniciativas a través de las cuales es posible prestar asistencia domiciliaria, por ejemplo, a personas mayores; con la ventaja de que no se deben cubrir gastos de hospitalización, etc. pues el paciente es atendido en su propia residencia.

 

  1. ¿Franquicias que prestan servicios de salud?

Sí, han surgido franquicias de servicios dedicadas a este campo; que cuentan con una alta demanda en la población estadounidense. Pues, además, de lo económico que resultan sus servicios se ha comprobado que los pacientes mantienen un mejor estado anímico y su recuperación se consigue en menor tiempo.

 

Si quiere iniciar un proceso migratorio siendo dueño de su propio negocio, invertir en una franquicia de servicio de salud es ideal para usted. Contacte a nuestros asesores y conozca el portafolio de franquicias Globofran.



Deja un comentario